Historias de superviviencia a 75 años de la liberación de Auschwitz

El 27 de enero se conmemoran 75 años de la liberación de Auschwitz, el campo de concentración más atroz instalado por los Nazis durante la Segunda Guerra Mundial. 

A lo largo del tiempo, distintos escritores han reconstruido los hechos a través de novelas y crónicas acerca de algunas historias de supervivencia y experiencias propias. Mediante su trabajo, han acercado a millones de lectores a lo que significó recuperar la libertad.

Estas son algunas recomendaciones de lectura:

Patricia Posner, autora del libro El farmacéutico de Auschwitz (Ed. Planeta), relata “vívidamente cómo cualquiera puede ser presa del odio contra los judíos y, en el proceso, perder su propia brújula moral. Es un libro que no solo rinde homenaje a través de su historia a las víctimas del campo de exterminio, sino que también sirve como una alarma crítica intermitente sobre los peligros del silencio y la apatía en la actualidad”.

Victor Capesius custodiaba la reserva nazi de gas Zyklon B y proporcionaba fármacos que eran empleados por médicos para llevar a cabo experimentos espantosos y mortales en mujeres embarazadas y niños. Hurgaba en los cadáveres de los judíos en busca de empastes de oro, y llevado por la codicia, arrastraba pesadas maletas llenas de ese metal extraído a miles de víctimas. El farmacéutico de Auschwitz cuenta su historia.

Tras una exhaustiva investigación, la autora recrea la historia de Victor Capesius, desde su paso como vendedor por la industria farmacéutica, su posterior incorporación al nazismo, su ascenso como siniestra figura en los campos de concentración y el tortuso proceso que llevó a su captura y condena en los juicios de Auschwitz. Posner presenta documentos y testimonios inéditos que revelan la vida y obra de uno de los asesinos más siniestros y desconocidos de la brutal maquinaria del Tercer Reich.

Durante treinta años, Patricia Posner colaboró en doce libros históricos con su esposo, Gerald Posner. Condujo entrevistas, leyó miles de páginas de documentos originales y trabajó en la edición y en las primeras versiones de los manuscritos. Como autora en solitario ha cubiertos temas de la industria farmacéutica y la salud pública.

                Edith Eger, nacida en Hungría, sobrevivió a Auschwitz y huyó a Checoslovaquia para acabar finalmente en Estados Unidos. Allí se doctoró en Psicología. Ha sido protagonista de documentales, es profesora en la Universidad de California y tiene una clínica en La Jolla, California. Con su libro La bailarina de Auschwitz (Ed. Planeta), busca ayudar a todos aquellos cuyos traumas les impiden vivir en plenitud.

Eger tenía dieciséis años cuando los nazis invadieron su pueblo de Hungría y se la llevaron con el resto de su familia a Auschwitz. Al pisar el campo, sus padres fueron enviados a la cámara de gas y ella permaneció junto a su hermana, pendiente de una muerte segura. Pero bailar El Danubio azul para Mengele salvó su vida, y a partir de entonces empezó una nueva lucha por la supervivencia. Primero en los campos de exterminio, luego en la Checoslovaquia tomada por los comunistas y, finalmente, en Estados Unidos, donde acabaría convirtiéndose en discípula de Viktor Frankl. Fue en ese momento, tras décadas ocultando su pasado, cuando se dio cuenta de la necesidad de curar sus heridas, de hablar del horror que había vivido y de perdonar como camino a la sanación.
Su mensaje es claro: tenemos la capacidad de escapar de las prisiones que construimos en nuestras mentes y podemos elegir ser libres, sean cuales sean las circunstancias de nuestra vida.

El tatuador de Auschwitz, (Ed. Planeta), de Heather Morris.

Hay numerosos libros sobre el Holocausto, pero ninguno como este. Se basa en una increíble historia real detrás de uno de sus símbolos más potentes: los números azules tatuados en los brazos de los prisioneros de los campos de concentración. 

Cuando a Lale Sokolov le fue encomendada la tarea de tatuar los números en las víctimas que –como él– eran encerradas en Auschwitz, usó la mínima libertad que su rol le permitía para intercambiar joyas y dinero de judíos asesinados por comida para ayudar a otros a sobrevivir. De ser atrapado, lo habrían matado al instante.  Lale se propuso vivir una vida tan plena como le fuera posible dentro de esas terribles circunstancias. Una mañana, en la fila de prisioneros que esperaban para ser tatuados, una joven temblorosa llamó su atención. Para él fue amor a primera vista y se juró que, si lograba salir del campo, la buscaría hasta encontrarla. 


Durante cuatro años, Heather Morris entrevistó a un anciano Lale Sokolov. Apoyándose en sus encuentros y en abundantes documentos pero con la potencia de la mejor de las ficciones, El tatuador de Auschwitz narra esos hechos que permanecieron casi desconocidos durante más de setenta años. Por trágico que sea el relato, es un llamado a la esperanza y al coraje. Y, sobre todo, una inolvidable historia de amor y supervivencia.

EL viaje de Cilka, (Ed. Espasa), de Heather Morris.

Con solo dieciséis años, la prisionera judía Cilka Klein fue convertida en la concubina de uno de los comandantes de Auschwitz-Birkenau. Se salvó de morir de hambre, enfermedad o en las cámaras de gas, pero, tras la liberación, fue acusada de colaboradora y espía ante la NKVD, la brutal policía secreta soviética. Y así, por segunda vez en tres años, Cilka se encuentra de nuevo hacinada en un tren de ganado que la transportará a Vorkuta, el gulag de Siberia situado a noventa y nueve millas del Círculo en el que deberá cumplir con más de diez años de condena de trabajos forzados. Por fortuna, Cilka consigue convertirse en ayudante en la enfermería del gulag y allí conocerá a Ivan Kovac, convaleciente a causa del maltrato y la desnutrición, y poco a poco se enamoran. Cilka descubrirá su capacidad humana para el amor, la generosidad y la supervivencia, y logrará mantener viva la esperanza en este terrible y desolado lugar.

El elegido, (Ed. Planeta), de Andrew Gross.

Misión: rescatar al científico que logrará aplastar a los nazis con su descubrimiento. Tiempo: 72 horas. Porcentaje de éxito: 0.

Rumbo al final de la Segunda Guerra Mundial, los Aliados necesitan completar un arma nuclear antes que sus rivales. Para que el Proyecto Manhattan sea exitoso, es indispensable la ayuda de un profesor de física judío. Por lo tanto, el gobierno de Estados Unidos trata de sacar al profesor y a su familia de Alemania, pero sin muchos resultados. Cuando al fin son llevados en vagones de ganado hacia Auschwitz, como tantos otros judíos polacos, casi se pierde la esperanza de que el científico pueda colaborar con los Aliados para ganar la guerra. 

Mientras tanto, Nathan Blum, un joven polaco que escapó del horror del Ghetto de Varsovia, trabaja para el gobierno de Estados Unidos traduciendo y descifrando mensajes del enemigo. Por su habilidad, astucia y deseo de vengar la muerte de los suyos, se vuelve el hombre indicado para completar la misión. Debe infiltrarse sin ser visto en Auschwitz para rescatar al profesor, pero sólo tiene 72 horas para encontrarlo y escapar antes de que el avión que aterrizará durante unos cuantos minutos los saque de aquel infierno.

 Un thriller apasionante que atrapa al lector con esta misión suicida, contrarreloj y que parece tener todo en su contra.

Rocío García

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *