Frank Gehry: 90 años para reconciliarnos con la historia.

“Pero el Señor bajó para observar la ciudad y la torre que los hombres estaban construyendo,  y se dijo: Todos forman un solo pueblo y hablan un solo idioma; esto es solo el comienzo de sus obras, y todo lo que se propongan lo podrán lograr.”

Génesis 11, 6.

La mayoría sabemos que la historia de la torre de babel termina con una población dispersa alrededor del mundo hablando nuevos idiomas como u castigo por haber pretendido ser Dios; y de alguna manera lo merecemos. Sin embargo hay personas que, aun teniendo el don de ser capaces de construir algo enorme y divino, no lo usan con el fin de separar a la humanidad; por el contrario, pretenden crear nuevos espacios para unificar y reunir a la gente en un ambiente de paz y armonía, edificando monumentos que honren lo más sublime que puede salir del ser humano; una de esas personas es Frank Gehry  quien es padre de  valientes logros arquitectónicos y que celebra su 90 cumpleaños.

La pasión con la que  Frank trabaja advierte que más allá de querer posicionarse de un sitio con una edificación, pretende hacer que la obra misma baile y se mueva al ritmo  del lugar en donde se edifica un basamento de su autoría, así nos  muestra que las casas no necesitan ser solo un cubo. Con un entusiasmo cubista, juega con las formas del edificio que se retuercen y arrugan. Cada una de sus acciones se convierte en una atracción turística automática, por ejemplo, Bilbao en España con el Museo Guggenheim. Gehry también dejó una pista en la República Checa, donde colaboró ​​en la Dancing House de Praga.

Frank Gehry en un documental sobre Sydney Pollack dijo, “Siempre me gusta trabajar con mis manos. Mi abuela llevaba una bolsa llena de recortes de madera en la estufa. De vez en cuando, la bolsa se abrió y la dejó caer al suelo. Juntos nos sentamos y comenzamos a construir las piezas. Hicimos ciudades y caminos. Fue muy divertido Cuando luego luché con la pregunta de qué quería hacer cuando creciera, de alguna manera volví a los recuerdos en esos momentos. Intuitivamente, pensé que tal vez podría hacer algo así”

El camino de Gehry a la fama mundial, que es bastante inusual en su negocio, pero fue largo. Desde la  infancia se notaba su talento para el dibujo. Cuando tenía trece años, Un rabino le dijo a su madre que el hijo tenía una mano de oro. También dejó un análisis del manuscrito, cuando Gehry se enteró de que se convertiría en un famoso arquitecto. Aunque se le conoce como un arquitecto estadounidense, tiene raíces canadienses. Nació en 1929 en Toronto, con el nombre de  Ephraim Owen Goldberg. Él viene de una familia pobre de judíos polacos.

Estudió en la Universidad del Sur de California, donde se graduó en 1951, y estudió Harvard en 1956 y 1957. En ese momento, cambió su nombre a Frank Gehry gracias a su esposa Anita Snyder quien así lo había nombrado. “Cuando ella quiere algo, Lo hace”, dijo Gehry en un documento. El nombre, dijo, cambió debido al antisemitismo que había encontrado en la infancia y durante los estudios universitarios.  En 1962, fundó su propia compañía llamada Frank O. Gehry Associates en Los Ángeles, inicialmente trabajando en proyectos de centros de negocios y contratos comerciales similares. Entre otras cosas, el centro comercial de Santa Monica Place, que abrió sus puertas en 1980. Sin embargo, al mismo tiempo, Gehry abrió los ojos

Gehry, trabajaba tambien en su propia casa, una casa que había comprado con su segunda esposa, Bertou Isabel Aguilera. “La casa ha descubierto a Berta. Era acogedor, tenía un pequeño jardín y nos lo podíamos permitir. Cuando lo compramos, me di cuenta de que tenía que hacer algo con él antes de mudarnos.  Me gustó la idea de dejar la casa intacta y vine a construir una nueva casa a su alrededor”, dijo Gehry. Utilizó cercas de alambre, chapas corrugadas y vigas de madera, que no encontraron entusiasmo en los vecinos. Lo que hizo con su propia casa, le gustó la tienda cercana, pero no mucho. Como arquitecto, trabajó en ello porque tenía que alimentarse solo. Pero él decidió terminar tales contratos. Era como un acantilado de buceo. A pesar del estrés que llevaba, se sintió feliz.

Frank llego a su primer proyecto europeo. Fue el Vitra Design Museum en Weil, Alemania, en 1987. Mostró la pasión de Gehry por trabajar con la forma y el interés por la curvatura. Para capturar sus ideas, usó geometría descriptiva en ese momento, pero cuando estableció el resultado no fue perfecto. “El dibujo no mostraba la realidad. Estaba frustrado, así que le pregunté a la gente en la oficina si no había una mejor manera de describir estas cosas. Eso nos hizo usar computadoras “, dijo Gehry. Allí pudo materializar sus ideas en un simulador tridimensional. 

En los años noventa, introdujo el espíritu de la arquitectura moderna en la capital checa. El arquitecto checo de origen croata, Vlado Milunič, trabajó en la construcción de las pendientes en la esquina del terraplén de Rašín de Praga y Jiráskovo náměstí e invitó a Gehry a cooperar. Al principio, estaba pensando en el francés Jean Nouvel, pero también tuvo éxito a Gehry porque dijo que haría cualquier cosa por el país que Estados Unidos le dio a Jaromir Jágra. La casa de baile, ahora llamada el edificio Milunić y Gehry en el centro de Praga, se inauguró en 1996. El nombre no oficial dio al edificio dos torres que recuerdan a los personajes de los bailarines Fred Astar y Ginger Rogers, lo que hace que cada piso sea diferente. En la parte superior de la torre, que simboliza la figura de un hombre, hay una cúpula con una construcción hecha de malla de acero inoxidable: la cabeza de la medusa.

Gehry verificó las posibilidades de usar modelos de computadora en 3D en el contrato de Praga, que luego aplicó en la ciudad española de Bilbao una comunidad portuaria con las industrias del acero y de la construcción naval fue elegida como un futuro centro de cultura gracias a la construcción de un museo que la Fundación Guggenheim decidió abrir en Europa. Gehry no tenía la menor idea de lo que tenía en sus manos.

Para el Museo Guggenheim de Bilbao tuvo la idea de un complejo muro curvo. En vez de hormigón, un esqueleto de acero ligero constituye la base. Gehry quería cubrir  con algo que actuaría como un organismo vivo y al mismo tiempo soportar las condiciones desfavorables de la atmósfera transmitida por la ciudad costera. Así que la elección se inclinó por el titanio, un material muy ligero y sólido que no se corroe logrando   que una capa de dióxido de titanio se forme en la superficie en contacto con el oxígeno. Incluso los marineros soviéticos, cuyos submarinos usaban titanio, notaron que la capa de óxido también causó un cambio de color, y el submarino fue apodado “pez de colores”. Incluso el manto del edificio del Museo Guggenheim es como miles de escamas de pescado. Y cuando uno se mueve a su alrededor, las paredes cambian de color gradualmente. El edificio parece un basamento más allá de lo terrestre encallado  en Bilbao. Posee una impresión extraña porque no tiene nada que ver con ninguno de los edificios que están alrededor, no obstante es como si  el edificio perteneciera al lal puerto desde siempre.

Después vino como una tarta de gelatina de forma peculiar, la casa de Gehry en Experience Seattle en el año 2000, con azul, rojo, plateado y paredes brillantes, parece cortinas de donde no se vislumbra el ángulo correcto. Otro icónico de Gehry se completó en 2003, un edificio para Walt Disney, la sala de conciertos en Los Ángeles, la cual se encuentra flotando en el centro de la ciudad como una gigantesca flor de hierro, exponiendo vigas metálicas expuestas, pernos y tuberías, escaleras de piedra y madera clara. Después de su apertura, se convirtió en un símbolo de la ciudad,. En París, en el 2014, nace el edificio de la Fundación Louis Vuitton compitiendo con la Torre Eiffel en medio del Bosque Boulogne. Evocando un barco con velas de cristal volando en los árboles. El edificio consta de más de 3500 paneles de vidrio. Alberga una colección de arte contemporáneo con once espacios expositivos.

En los últimos años, Gehry ha proyectado una nueva sede moderna de Facebook en Menlo Park, California, la sede de siete pisos de la misma compañía en el West End de Londres, o el Colorful Biomuseum en Panamá. Mientras tanto, el último edificio con la caligrafía de Gehry es el nuevo edificio de la Universidad de Tecnología de Sydney, entre otros, su primer proyecto en el continente australiano. En una entrevista con Sydney Pollack, sin embargo, admitió que el inicio de un nuevo proyecto siempre es difícil. “Siempre tengo miedo de no saber qué hacer. Es un momento terrible. Y luego empiezo y me sorprende “, dijo el arquitecto.

Siglos y siglos han pasado desde aquel castigo de la torre de babel, las edificaciones han cambiado, la vida entera ha cambiado, ahora, en lugar de que un edificio sea sometido a alcanzar estándares divinos para hacer enfadar algún dios, es creado para habitar con la naturaleza y al mismo tiempo ser parte de una comunidad,  y al mismo tiempo estos nuevos espacios  logran que todos los lenguajes del mundo vuelvan a unirse en un acto de  humilde reconciliación con el mismo Dios, esto gracias a creaciones tan humanas en la arquitectura como las de Frank Gehry.

Daniel Becerril

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *