200 AÑOS DE FRANKENSTEIN SON CONMEMORADOS EN EL DÉCIMO ANIVERSARIO DE LA COMPAÑÍA TRASLAPO TEATRO

La compañía Traslapo Teatro celebra 10 años de trayectoria artística con “Los fragmentos de Mary”, improntu escénico a partir del imaginario de Victor Frankenstein bajo la dirección de Roberto Eslava, uniendo este festejo con la conmemoración mundial de los 200 años de la publicación de Frankenstein de Mary Shelley.  El cruce entre los lenguajes artísticos del teatro y la música han sido una maravillosa y atinada constante en las creaciones de la compañía. Spectrum, su primer montaje, basado en la dramaturgia de August Strindberg, tuvo una exitosa temporada en el Teatro La Capilla, siendo este el espacio al que regresan para presentar un homenaje teatral a Mary Shelley, autora de la revolucionaria novela Frankenstein o el moderno Prometeo.

 

Más allá de ser un colectivo, Eslava llega a definir a Traslapo Teatro como un espacio de complicidades, flexible y cambiante que experimenta con diversas formas de dialogar con el público y poner en crisis convenciones escénicas y estructuras dramáticas. Cada propuesta es resultado de un trabajo de laboratorio centrado en las potencialidades dramáticas y musicales  del cuerpo y  la voz de los actores.  Entre las obras que han mantenido a Traslapo Teatro vigente en los escenarios capitalinos están: ¡Mañana maldecirán mi nombre!, fragmentos escénicos a partir de Ricardo III;  El sueño de la oscuridad, oratorio sobre Fausto; No soy lo que soy, cantata parateatral sobre la envidia y La gravedad del silencio, las cuales  se han presentado en espacios como el Teatro Julio Castillo del Centro Cultural del Bosque, Teatro El Milagro, el Centro Nacional de las Artes, entre muchos otros.

 

“Los fragmentos de Mary”, Impromtu escénico a partir del imaginario de Víctor Frankentein se presenta los miércoles a las 20:00 horas, del 14 de noviembre al 19 de diciembre en el Teatro La Capilla (Madrid 13 Col. Del Carmen, Coyoacán). Boletos en taquilla, descuentos a estudiantes, maestros e INAPAM.

Daniel Becerril

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *