El juego de los insectos en el palacio de bellas artes

 

Basada en la obra de teatro homónima de Karel y Josef Čapek, la ópera se encuentra acompañada de la música de Federico Ibarra, interpretada por la Orquesta y Coro del Teatro de Bellas Artes, bajo la dirección concertadora de Guido Maria Guida. El libreto estuvo a cargo de Verónica Musalem, la dirección de escena es de Claudio Valdés Kuri y cuenta con un relevante equipo creativo, vocal, dancístico y teatral.

La Compañía Nacional de Ópera del Instituto Nacional de Bellas Artes realizará el estreno mundial de El juego de los insectos en la Sala Principal del Palacio de Bellas Artes. Ofrecerá funciones los días domingos 3 y 10 de junio a las 17:00, el jueves 7 y el martes 12 a las 20:00. Se trata de una ópera de crítica social realizada a partir del mundo de los insectos con la presencia de artistas de diversas disciplinas en escena.

 

El juego de los insectos, fábula de los hermanos Čapek. Es una crítica social divertida y ácida, y en la que, a través de una serie de insectos: hormigas que trabajan para la guerra o mariposas despreocupadas (la ociosa juventud burguesa). Los insectos muestran los peores defectos: indiferencia antes los problemas y más tarde resignación una muestra en la que se recrean los vicios sociales. La música es de Federico Ibarra, el libreto de Verónica Musalem y participa un importante equipo creativo, vocal, dancístico y teatral

 

Durante la presentación en conferencia de prensa, el maestro Guido Maria Guida señaló que la partitura de El juego de los insectos tiene un gran sentido teatral gracias al texto de Verónica Musalem quien da una connotación e idea precisa de los personajes que se desenvuelven en la historia. Del mismo modo la música se adapta perfectamente a una medida teatral compleja con un lenguaje muy personal de Federico Ibarra donde hay inspiraciones de música mexicana, de baile, de Prokofiev, Ravel y Stravinski.

 

En la muestra cada uno de los  personajes tiene subtemas y cierto color orquestal, situación que resulta ser interesante  debido a que permite reconocer su psicología. En cuanto a la forma llega a tornarse compleja y hay un lenguaje orquestal muy variado que es utilizado de manera camerística; esto se debe a que muchos compositores contemporáneos se olvidan de lo que significa cantar una ópera, sin embargo el maestro Ibarra tiene una muy precisa sobre la adaptación orquestal a los personajes.

 

 

Verónica Musalem afirmó que el texto original de El juego de los insectos presenta una obra muy oscura. “Yo traté de hacer más una farsa donde la explosión de los personajes fuera como una caricatura y los humanice. El cuadro de las mariposas no existía como tal y yo lo puse en un contexto de un bar de moda donde los jóvenes asisten a emborracharse, mientras que el mundo de las hormigas representa la guerra y el sin sentido.

 

“Empezamos a aligerar conjuntamente la obra y lo que salva en mi versión es el humor.  Cuando hice el libreto, las 45 cuartillas del texto se redujeron a 22 y todo era la palabra precisa. Es una obra que sucede en este momento y que plantea los deseos y obstáculos de los personajes; fue un reto muy fuerte empezar a narrar con pocas palabras”.

 

Verónica Musalem  es dramaturga, guionista, docente y directora. Realizó  la licenciatura en Literatura Dramática y Teatro. Obtuvo una beca para los cursos de Dramaturgia con el maestro José Sanchis Sinisterra en Barcelona. Entre muchos otros  cursos y diplomados de gran importancia.

Con más de  200 artistas en escena, El juego de los insectos nos brindará en el palacio de bellas artes una fusión completamente enriquecedora de disciplinas artísticas comandadas por grandes hacedores tanto de la dramaturgia como de la música de México.

El juego de los insectos se presentará del 7 al 12 de junio

en el Palacio de Bellas Artes

Av. Juárez, Centro Histórico, 06050 Ciudad de México, CDMX

Daniel Becerril

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *